PPB

El novembre del 2015, es compleix el 40 aniversari de la mort de Pier Paolo Pasolini. Les persones que formem part del Projecte Pier Paolo Pasolini Barcelona (PPB) considerem que aquesta és una data prou important per intentar fer alguna cosa que mantingui viva la figura d’aquest poeta, cineasta i escriptor.

Això, ni podem ni volem fer-ho sols. Sabem que hi ha gent que comparteix l’interès per Pasolini. Sabem que hi ha persones que amb idees i iniciatives interessants que es podrien portar a terme. Nosaltres estem oberts a totes les propostes, a totes les iniciatives i a totes les col·laboracions.

Us animem a posar-vos en contacte amb nosaltres i a fer, des d’ara, l’any Pasolini un projecte cultural ampli, necessari i viu.



3 oct. 2014

NEBULOSA



En 1959 Pier Paolo Pasolini recibió el encargo de hacer un guión para el productor milanés Renzo Tresoldi. Debía ser un guión de cine negro sobre los teddy boys, fenómeno que Pasolini había ya caracterizado como un movimiento de gamberrismo típico de las sociedades del norte de Italia.
            El guión que escribió Pasolini trata de seis jóvenes de clase media, que deciden pasárselo en grande la noche de fin de año. La forma de «divertirse» de esos chicos es brutal, amoral y, por supuesto, sexista. Respetando las líneas generales del cine negro, Pasolini hizo también un retrato de cierto ciudad de Milán y del dialecto que hablaban los teddy boys.
            El productor pago sólo una primera parte de lo estipulado por el guión, y luego se desentendió de los pagos pendientes. Pasolini intento entonces publicarlo en Filmcritica, pero el asunto se fue alargando y finalmente se olvidó de él, hasta que fue recuperado en noviembre de 1995.
            Posteriormente, La nebbiosa se publicó en libro en octubre de 2013, e inmediatamente la editorial GALLO NERO preparó la traducción castellana de Marta Pino que sale ahora al mercado con una introducción de Alberto Piccinini que sitúa muy bien la Nebulosa en el contexto en el que fue creado.
            A juzgar por esta edición, todo parece indicar que el Año Pasolini ya ha empezado.

2 comentarios:

  1. No acabo de ver el sentido de llamar a este texto "La nebulosa" -me gustan más un título que había barajado antes Pasolini, "La ballata dei teppa"; pero quizás para quienes hablan italiano "La Nebbiosa" tiene matices que yo no encuentro.

    Dicho esto, me apresuro a comunicar aquí mi entusiasmo por un texto extraordinario, que recomiendo encarecidamente. Aunque se trate de un guión y, por tanto, un documento de trabajo en bruto, durante la lectura salen al paso en todo momento valores poéticos, tanto literarios como cinematográficos; insisto en lo de cinematográficos porque al ser el guión obra exclusiva de Pasolini -sin intervención de los profesionales del cine que lo encargaron- las indicaciones de planificación y de montaje visual y sonoro que aparecen son cosa suya, y son entonces prueba de la soltura con que ya contaba a la hora de manejar el lenguaje cinematográfico y de pensar y hacer pensar en términos de éste, antes de iniciar su carrera oficial de cineasta. Pero no se trata de una cuestión de literatura o de cine, sino de realidad. Quién no tenga claro a qué se refería Pasolini cuando hablaba de su "amor a la realidad", no tiene, para aclararse, más que leer esta obra: en este libro hay poesía, pero podría decirse que no como intención, sino como consecuencia de una evitación de todos los tópicos recibidos a la hora de hacer luz sobre una situación, de una ausencia de moralismo posesivo a la hora de decir sobre situaciones que ponen a prueba pautas morales, de una aceptación de lo ingrato de la realidad sin resentimiento, a la que sólo se exhorta predicando con el ejemplo.

    Hay un texto de Pasolini que se cita en la introducción de "La nebulosa" y que quiero volver a citar aquí, pues aunque coetáneo de la escritura de la obra y por lo tanto de hace más de cincuenta años, sigue estando vigente: "Se ha celebrado recientemente en Venecia un Congreso de 'hombres ilustres' sobre el problema de la juventud descarriada. Lo que se ha sacado en claro de este congreso es por qué existen los teddy boys (macarrillas juveniles). No me refiero a los trabajos y debates del congreso sino al congreso en sí, a su presencia: tanta presunción pedagógica, tanta ceguera reaccionaria, tanto paternalismo estúpido, una visión tan superficial de los valores, tanto sadismo reprimido, no pueden sino justificar la existencia, en muchas ciudades italianas, de una juventud intolerante y envilecida. Con semejantes padres ideales -porque es evidente que la media de los padres está formada por la media de los participantes en este triste congreso-, es natural que los hijos alimenten el desprecio por la moral vigente: un desprecio nada crítico, por supuesto, y por lo tanto anárquico, improductivo, patológico. Responden a la superficialidad con la superficialidad, a la crueldad con la crueldad. En realidad, los teddy boys son precisamente los verdaderos hijos de nuestros abogados, de nuestros profesionales, de nuestras lumbreras".

    ResponderEliminar
  2. Diría, aunque no es seguro, que La nebiossa responde a la niebla que cubre Milán en invierno.

    ResponderEliminar